CIC Colectivo La silla

CIC Colectivo La silla
Chile

lunes, 24 de diciembre de 2007

Ingrid Odgers Toloza- Chile, 1955


MIRADA


A fusão dos signos

A nomenclatura urbana

A rua dos anos

A selva do espaço invisível

o jogo da imagem

conjuga o tempo passado e nos dias sombrios

A sequência transversal

Dormir comer caminhar

Como uma rata de laboratório

Desencadeia o quotidiano

ESSA RUTINA HIPNÓTICA
ENTRE A LÍNGUA E O MUNDO

Em todo caso

Nada mata a memória

De um cientista distraído

O processo impossível

Horroriza e Desconcerta




UN REGARD

La fusion des signes

La nomenclature urbaine

La rue des années

La jungle de l'espace invisible

Le jeu de l'image

conjugue le temps passé

et les jours sombres

La séquence transversale

Dormir manger marcher

Comme un rat de laboratoire

Déchaîne quotidien

CETTE ROUTINE HYPNOTIQUE
ENTRE LA LANGUE ET LE MONDE

En tout cas

Rien ne tue la mémoire d'un scientifique distrait

Le processus impossible

Épouvante

et Déconcerte




SAND

Is there your name drawn in the sand

Is there your name

Has there

I detain the waters with the top of the foot

I detain the waters with the breath of my mouth

Gather the sand that enunciates you

And guard it in the pocket

And conceal it between my vertebrae




LOOK

The merger of the signs

The urban nomenclature

The street of the years

The jungle of the invisible space

the game of the image

brings together last time

and the shaded days

The transverse sequence

To sleep

to eat

to walk

As a laborator rate

Unleashes daily

THIS HYPNOTIC ROUTINE
BETWEEN(AMONG) THE LANGUAGE AND THE WORLD

In any case

Nothing kills the memory

Of a distracted scientist

The impossible process

Terrifies and

Disconcerts


(traducción Ingrid Odgers)



QUÉ DE FULGOR TIENE EL AIRE JUAN GELMAN


Si los pueblos están solos

Oscuros y solos

Y reciben infinitos besos de soledad

Me lo dijiste una noche estival en Concepción de Chile

La madrugada del 2 de enero de 2004 (ese año de Dios )

Tenía calor- vestía short y una blusa vieja-lo recuerdo bien

Me sentía poderosa con tu libro de antología

En mi humilde barrio de Lorenzo Arenas

Donde el único fulgor

Es un aire contaminado de trenes y buses henchidos

Estropeados por el paso del tiempo

Agotados de llevar gente por cien pesos

En mi pobre barrio de Lorenzo Arenas

La arena y el viento

Tacha los rostros de mis vecinos: los viejos y niños

(Es que los jóvenes se marchan buscando nuevos destinos)

Te hablaré hoy de la población

Herida a pedazos por la modernidad

(Por no decir olvidada-o -arrinconada)

Afligida por el alza del pan y los tomates

Infinitos besos de soledad atiborran los vientres

Palpan los ojos un horizonte lejano

Como las cuatro ruedas de un Volvo o un Porsche

En el patio de arena y uso común

Qué de fulgor tiene el aire Juan Gelman

Si tu libro es

La única riqueza que conservo

El único consuelo

En tanto

Miro a unos perros escarbar la basura

En el fulgor de la esquina

-nada ha cambiado desde entonces-

Desde entonces nada
© ingrid odgers toloza

Mi madre y lo bello


Mi cabeza no es hermosa

Lo dijo mi madre una tarde de domingo

En Chiguayante

El reloj marcaba las 15:55 p.m.


Por primera vez no era Ingrid

Objeto sagrado fábula real hija amada

De armónica estructura

Para sus ancianos ojos

Para su pequeña cabeza

Lo dijo mi madre

Casi calva

Casi ciega

Salí de su habitación

Y la sangre chorreaba

Por el pasillo

Por el living y la cocina

Tomé un mantel

Y me limpié

Crucé la lavandería

Di un empujón a la puerta

Sí, esa que da al patio

La misma que tal vez recuerdas

Me senté en el jardín

Allí donde me robaste un beso y fumamos un cigarrillo

Lloré junto al fracturado farol de las nubes

El izquierdo (parece)

Diderot lanzó un anzuelo

Recogió el corazón de las tinieblas:

El juicio es casi siempre de lo bello relativo

Y no de lo bello real

¿Cuántas cabezas ha visto mi madre,

en sus ochenta y dos años?

Si ha visto 5 cabezas diarias en 82 años

Dediqué el tiempo a calcular

Luego de meditar concluí:

La ecuación no era tal

todo hablaba de una regla de tres:

Puede comparar - suspiré con resignación-

Miré mi ropa manchada

Con el tinte de la derrota

Arrancar unas hojas

Y arrugarlas para aplastarlas o demolerlas

Con uno de mis puños

Con la punta o el taco de las botas

Parecía un ejercicio justo

Como matar la sombra de la angustia

Como matar el silencioso olor de la decepción

Como matar el rugido del dolor

Una vez más

Por una cabeza

Por una simple regla de tres

Chiu Chang Suan Shu

o Euclides y Diderot

se llevaron la corona



Nuevamente

Ella había vencido




COMISIÓN


Rompo los sesos

de mañana y noche

de fuego y túnel

Las hojas se dan codazos

en mis rodillas

encima de la cama

en el escritorio

No abandono la casa

Cercada de carpetas blancas, cremas, rojas

De cien maneras diversas

No puedo escapar a diez mil pies de altura

No puedo escapar en la cintura cósmica

No puedo hundirme en las pupilas de las nubes

No abandono la casa terrestre

Voy y vuelvo

en el vientre del alba

en rocas de tumbas y pastos ciegos

en relojes aéreos y escaleras circulares

No abandono la casa

Todas las cosas y los fragmentos

Sueñan

Todas las frutas y los viñedos

Todos los milagros inesperados

Residen

En la extremidad de tu pie

Residen


Tinta

La tinta otea

La tinta repta

La tinta mancha

Estrepitosamente

Gruñe el dolor en las paredes

Gime el dolor en las paredes

Estrepitosamente


Por ti


Dejé y dejé y dejé

Esa noche de angustia

Simplemente

Por ir a tu encuentro

Dejé y dejé y dejé

Esa larga nostalgia

Enredada en el portal

Por ti crece este milagro que soy

Por ti tañen las campanas

Por ti canta el silencio

Y silba el alba junto al viento

Y yo me muevo a diestra y siniestra

Y yo me muevo tras tu sombra

Y yo

Dejé y dejé y dejé


Rumor

La lluvia en la vereda

rescata el ritmo de la danza

Allá

allá lejos

El concreto lanza un rumor

Desvío los pasos

Desasida de mí

El concreto lanza un rumor

Allá

allá lejos



Búsqueda


Me sumo en el antiguo sortilegio

Como una llamarada

ilumina la palabra

alienta la palabra

Y es óleo que mancha y sustenta

Rasga el arco terrible de la duda

Y es árbol que crece y navega


Incógnita


Escribo lloro y lamento

Que la noche sea breve

Escribo lamento y lloro

La palabra incógnita

Que escapa en silencio




BREVE RESEÑA:


Ingrid Odgers Toloza (Concepción de Chile, 1955). Poeta, narradora y gestora cultural. Ha publicado 17 textos (4 antologías), incluidos una novela y un ensayo.