CIC Colectivo La silla

CIC Colectivo La silla
Chile

domingo, 30 de diciembre de 2007

Patricio Bruna - Chile, 1959

Fragilidad Sume

Fragilidad sume su cuerpo -un traje de fiesta aguarda-

Y tras aquella vibración de mariposa el polvo

De las esperas suelen escarbar; es un baño

De oro viejo que recubre lo más ínfimo

En el recuento; lo que fue tu leve gemido

Del placer, un ave infiltrada, luego

Algo más… parábola de las nocturnas horas para nadar

Aleatorios, en definitiva hasta el despertar; lo más barato comprábamos

Del supermercado, para desayunar e intentar llegar

A fin de mes con las provisiones que no alcanzaban, si el sueldo era

Escaso, para piruetas de un recreo;

De todo esto, con esta carga, lo espinoso venía a ser cuando en lo insondable de tu abrazo

Acaso las plumas que de ti, después,

Pequeña ave de los días, volaban en

Lo que tratabas de esconder: lo que excedía

La piel: una desesperada

Maniobra... que, claro, pudo mover a risa,

Pero las costuras de ese plumaje tardío nos dejaron a la intemperie del querer,

Y más, en lo que el sarcasmo excedía en el gesto hacia el desaliento,… pero tú,

Tu trataste -era tu convencimiento al maquillarte-

Con tu espejito, al pesado ser de la responsabilidad de hacerlo ínfimo,

De restarle importancia: "sólo un momento, espera por favor,

Ya estoy lista"… "¿vamos?". Y

Lo que recorre el sudor, aún en el amable tramo de los saludos,

Tú tu sonrisa siempre, aunque

Te pudo delatar, lo que tratabas en público

De decir con dignidad; y lo que coerciona

Es una mano, la que va

Al bolsillo por un par de monedas para pagarle al cartero

-Que silbando acababa de llamar a la puerta-,

Y esa mano ese pensamiento

En lo que es uno desde su ámbito

Frívolo: ha venido cercando

En su mar de lo inducido

Bordeando la costa

Ajena del placer culpable

En lo livianamente manifestable

De un programa más de televisión, aviesamente

Superficial, que irónico tironea

Incómodo en esa mínima porción de ocio y soledad;

Como si el tiempo libre hostigara

En esa falsa opción a la manera más solemne

De tu credo,… y otra risa lo delata

Cruzando desde el departamento contiguo;

Golpetea esa ajena intimidad

Al ritmo cárneo de su cabalgar

Que se yergue revestida; runa, perfil

Mágico de lo privado… esa indiscreta pared en su

Levedad proyecta la inmensidad de tu silencio.

Una inmovilidad desciende emboscada en el descanso

Como vulgar divinidad al descampado

De los horarios, tras aquella

Vibración de mariposa: el polvo

Del desgano

Estatua de vidrio

Pantalla estridente, infinito comercial

Que desearías no ver más

Superpuesto

Al dialogo de un afecto,

Al frágil beso de un cálido decir.


Cuestión de Fe

Como nunca, el calor que a todos empapaba, irradiaba

A través de las pantallas y de las cáscaras plásticas

De los computadores, exudaciones;

En cada operador como interminables descargas,

Las sobre-exposiciones, configurábanse

De tanto en tanto más permanentemente en degradadas apariciones,

Que a ese paso -nunca se sabe

Con la tolerancia que establece para cada aparato el fabricante-,

De los recintos se hacían cada vez más y más

Delatoramente espesas en su cínica apariencia:

Allí... donde el virtual-espacio,

Donde las artificiales relaciones

En autómatas conexiones invadiendo la realidad la sobrepasaban,

Los credos habían colapsado en caprichosas defunciones

O simplemente habían sobrevivido

En espectáculos indignos o sospechosamente aleatorios,

Por decir lo menos.

En ese otro entonces no hubo tiempo que perder,

Pues ya en sus inicios -muchas eras antes del actual imperio-

Las ancianas tejían y tejían frente a sus armarios descascarados

Y sin lunas, en el desvencijo involucionaban el renacimiento

De la libido, urdiendo el encierro

De los éteres de la sana lujuria,

Precisamente con las especies

Más clericales del recato.

Marcose pues -desde allá, hasta este actual trance-, con tinta reflectante

Unos trazos en cruz, el sitio preciso

En la oficina, sobre lo que había sido

Antiguamente el respiradero de una fábrica

Subterránea de consoladores

De tripa de cerdo, y de puñales de bronce

Para sacrificios humanos. Inaudita ubicación

Para las secretarias en su papel

Del dictado y del decoro, pues coincidía

Con el empotramiento actual de la taza

Para deponer, pero precisa y exacta

En lo intuido, más aún, para cualquier

Médium que se estimara

Como tal... En el extremo opuesto

He ahí que se reencontraba el lugar.

Y así se nos van las jornadas...

Aludiéndonos sólo hasta en términos de días,

Cualquiera mención de otra medida de tiempo más amplia

Nos descompone y desorienta,

Cualquiera de nosotros que oiga decir

Que cargamos con milenios

En esta vigilia, sencillamente sonreiría... y a otra cosa.

Pero aún esperamos los allí convocados, con una taza

De café sobre los escritorios

Melancólicos; de cuando en cuando inventamos

Después del último sorbo,

En inveterados memorandos el despertarnos, o

Vamos al baño en remedos de ausencias... y

Ante toda posible traición nuestra,

De sucumbir en la amnesia; transamos genuflexiones,

Frente al despropósito de aquella absurda señal

Sobre la tapa del inodoro.




Cuadrado Fugaz Al Gesto

Hace una mañana más

Ejercicio su muda evidencia, al vacío

Caen boletos de micros

Y más boletos, signada en ellos -vaciando los bolsillos

De mi chaqueta- tramos precisos de vida… que también caen; y una espátula

El gesto, que delata desmemoria, despega

Sus posibles implicancias más sensibles adheridas a las entrañas, raspando

Las consolidadas, las indivisibles, imágenes que no

Amplío -asegura el comercial de tv el rendimiento-, algo que bien

Podría rozar el estímulo erótico

O el efecto ínfimo de una pena

O un candor, por ejemplo, como reza

La imagen repetitiva: como,

Engullo una rosa; como,

Engullo una rosa; esta flor descalzada del aplomo militante

Del hacedor de textos verso a verso; verso a prosa, prosa a verso;

Como, engullo su color: ¡exquisita!

Degusto su cadáver, cuando

Aún no lo es -por supuesto-, pero, es que lo llevo,

Este gustillo: a muerte

El abstracto vuelo de la especie original tras cortadas sus verdaderas alas;

Compromiso con los verdes -siendo políticamente correcto, digámoslo-

Cogollos de los brotes de tus orgasmos; los saludo:

Cuadrado, firme, talones juntos, enhiesto

El tramo; para dictar la dura: resoplando

Para nada inocente caballo de la sabana,

Aunque algo viejo y un poco cansado -burlescamente a son de cumbia-

Ronroneante todavía, a la inminencia del posible ajuste,

El motor; al silabario tus dientes acariciadores transitando-me, a tus labios

Modulando, succionancias, a mi eco consabido de alguna alargada "aaaa" u "oooo",

Toda esta rígida

Espera, para morir fugaz el feliz reitero, blanca,

Espesamente desangrado… al recuerdo; y he aquí

Que nuevamente en el signo,… esto que en uno, perdido

En la maraña de boletos a la basura se va.




AVALPO

Traspone el cuerpo

Su menguante

Ojo en rojo el sol

Del viaje al gris del sepia

Allí donde siempre es noche

En esa foto

Te entrampó el recuerdo Valparaíso

Te entrampó el recuerdo Valparaíso

Porteños de tu diáspora

Comemos de tu destiempo

Comemos con tu ensalada Light de postales en colores

Comemos abisal carne de inpescado Valparaíso

Comemos abisal carne de inpescado Valparaíso

Porteños de tu diáspora

Bebemos de tu destiempo

Al trago embotante de tu tinto noche

Vino del silencio Valparaíso

Vino del silencio Valparaíso

Puerto que migras y transmigras

De añejo en añejo tu cada aliento nuevo

Pregón del despregón tu manida imagen lugar común

De la lisa repetición artesanos baratos

¡Explotadores de la nostalgia Valparaíso!

¡Explotadores de la nostalgia Valparaíso!

Vendiendo lo que resbala de la cáscara de tu tristeza

Al dejando intacto el cárneo filón de lo que no se puede de ti

Porque tu inasible no - se - seria Valparaíso

Porque tu alma no - se - seria Valparaíso

Fantasma porteño este espacio Valparaíso

Espacio fantasma este porteño Valparaíso

Que va por dentro Valparaíso

Que va por dentro Valparaíso.

Valparaíso.




BREVE RESEÑA

PATRICIO BRUNA POBLETE, Valparaíso, 1959. Estudió arquitectura, es Licenciado y Maestro en Arte con Mención en Pintura, Escuela Bellas Artes de Valparaíso. Ha participado en múltiples exposiciones nacionales e internacionales. Actualmente forma parte del Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul.

http://www.patriciobruna.blogspot.com

e-mail: patbrunapo@gmail.com

2 comentarios:

karina garcia albadiz dijo...

ABRAZOS DESDE VALPO A NUESTRO POETA Y PINTOR PATRICIO BRUNA, ESPERO QUE NOS SIGAMOS EMOCIONANDO CON ESTOS HERMOSOS PROYECTOS DE LA EDOTORIAL LA SILLA EN CONCEPCIÓN.

CARIÑOS
KARINA
WWW.GRUPOCASAAZUL.CL

patricio dijo...

Mis agradecimientos a esta publicación por mi inclusión en su hermoso espacio.